Bienvenida al Postparto

Durante el período de postparto puedes tener cualquiera (o todos) estos síntomas:

Sangrado vaginal. La mayoría de las mamás, tanto si han tenido parto vaginal como cesárea, experimentan un sangrado muy abundante durante los primeros días o semanas, esto se conoce como loquios, y se produce debido a las diferentes secreciones uterinas que debes expulsar.  Luego tendrás un sangrado más ligero durante unos días o semanas más. Es recomendable utilizar bragas desechables y compresas postparto cuando el sangrado es muy abundante.  El sangrado suele durar entre 15 y 40 días, durante los cuales la sangre irá cambiando de aspecto. Si en algún momento presenta muy mal olor o si transcurridos 10 días sigue siendo muy abundante es importante que consultes con tu médico. La peri bottle te puede ayudar a tener la zona limpia de forma rápida y sencilla.


Puntos. Si tienes una cesárea, tendrás una incisión con puntos. La cesárea requiere mayor cuidado y tiempo para la recuperación que un parto natural, por lo que se suele administrar analgésicos para el dolor. Y si tienes un parto vaginal probablemente tampoco te librarás de los puntos ya que es probable que tengas un desgarro o una episiotomía (es una incisión que se practica en el canal de parto para facilitar la salida del bebé y evitar desgarros, puede tardar en cicatrizar aproximadamente 10 días).
Esto provoca hinchazón, incomodidad e incluso dolor en la zona de la vagina y el perineo durante algunos días o semanas. En estos casos es recomendable limpiarse con agua cada vez que vas al baño para evitar una infección ( el papel higiénico puede doler mucho). También te recomendamos utilizar la peri bottle ya que un chorro de agua puede hacer que veas las estrellas y nuestro peri spray que tiene efecto frío y calmante.

 

Pezones doloridos y/o agrietados. Si decides dar el pecho puede ser que al principio sientas dolor hasta que te acostumbres por lo que es recomendable utilizar una crema para pezones. Si asados unos días te sigue doliendo o tienes grietas deberías revisar la posición del bebé cuando mama para comprobar que lo hace de una manera correcta.

Ingurgitación o congestión mamaria: esta congestión mamaria se produce cuando el pecho no se vacía por completo. Se puede aliviar aplicando calor local, con un masajeador de lactancia y con un sujetador adecuado.

 

Mastitis: una afección que se da debido a una inflamación de la mama, cuyos síntomas incluyen pezón enrojecido, caliente y doloroso. En este caso, llama a tu ginecólogo de inmediato.

Pérdidas de orina: Así como se presenta dificultades para orinar las primeras horas tras el parto, la distensión de los músculos del piso pelviano, puede originar incontinencia o pérdida de la orina al hacer algún esfuerzo.

Caída de cabello: Comienza normalmente a los dos o tres meses de haber dado a luz y es bastante frecuente. Detrás hay múltiples factores siendo uno de ellos es el hormonal. El nivel de producción de hormonas, que estaba a tope durante el embarazo ahora desciende.

Dolor en la vagina y en la zona perineal: El dolor o sensación de ardor es debido al estiramiento muscular que se produce durante el nacimiento del bebé. Recomendamos aplicar frío y nuestro peri spray ya que cuenta con ingredientes naturales a los que se les asocian efectos calmantes, hidratantes y cicatrizantes.

Entuertos: son contracciones postparto que  se deben al proceso de retracción del útero para evitar hemorragias importantes, además de facilitar que el útero recupere el tamaño que tenía antes del embarazo. Estas contracciones tienden a ser dolorosas y debes de tener en cuenta que su intensidad aumenta cuando des de mamar al bebé.

 

Hemorroides: Aunque no todas las mujeres las presentan, cerca del 40% las padecen durante el embarazo o el postparto y son transitorias. Puedes utilizar nuestro peri spray.


Cambios hormonales: Es normal sentirse pletórica y al instante siguiente triste con ganas de llorar.

Si durante el postparto tienes fiebre superior a 38ª debes consultar a tu médico.

Por último, tienes que tener en cuenta que el postparto no afecta a todas las mamás por igual.  Para algunas es mucho más fácil que los 9 meses de embarazo, y para otras es un momento muy difícil.
 

Pero no debes olvidar que es completamente normal que sientas que la recuperación es más difícil o más fácil de lo que esperabas. Por ello, te recomendamos que:


¡Seas paciente y amable contigo misma! Mantén tus expectativas bajas y concéntrate en descansar y adaptarte a la nueva situación como madre ( ten en cuenta que no sólo nace un bebé sino también una nueva mamá).
Sigue tomando tus vitaminas prenatales, sobre todo si estás amamantando.
Prepara comidas saludables y congélalas, pide a tus amigos y familiares que os preparen tuppers o pedid comida para llevar.


¡Contrata durante las primeras semanas a una limpiadora o deja que familiares y amigos te ayuden!
Mantente hidratada ya que el agua es muy importante y más si estás dado el pecho.
Realiza caminatas cortas cuando te sientas capaz, esto te ayudará a mejorar tu estado de ánimo y acelerará tu recuperación.

Habla con alguien de cómo te sientes, esta persona puede ser tu pareja, una amiga que también sea madre, un familiar, una consultora de lactancia, tu médico o cualquier persona con la que te sientas cómoda. El postparto puede ser un momento difícil desde el punto de vista emocional y hablar con una persona en la que confías generalmente ayuda.

Duerme todo lo que puedas y no olvides que pronto volverás a tu rutina normal, así que no te sientas culpable por tomarte todo el tiempo que necesites para recuperarte.