La madre y el recién nacido

Olvídate del dolor de "ahí abajo" y ocúpate de lo realmente importante